MITOS Y LEYENDAS
En Túcume, se desarrollaron tres culturas PreIncas, que plasmaron en su arquitectura y arte utilitario y ceremonial, lo que ellos fueron. Hoy el hombre de Túcume recrea a través de mitos y leyendas esta historia que está viva en el día a día de su vida y que de manera amable y jacarandosa la comparten con todos aquellos que los visitan. 

Naylamp, la leyenda vive. Es una parte de la historia oral del Valle de Lambayeque; el jesuita Cabello Valboa registró esta noticia, la cual tiene relación directa con la fundación de las pirámides de Túcume.  

“..Este señor Naylamp con todo su repuesto vino á aportar y tomar tierra á boca de un Río (aora llamado Faquisllanga) y auiendo allí desamparado sus balsas se entraron la tierra adentro deseosos de hacer asiento en ella, y auiendo andado espacio de media legua fabricaron unos Palacios á su modo, a quien llamaron Chot, y en esta casa y palacios convocaron con devoción barbara un Ydolo que consigo traían contra hecho en el rostro de su mismo caudillo, este era labrado en una piedra verde, a quien llamaron Yampallec (que quiere decir figura y estatura de Naylamp). Auiendo vivido muchos años en paz y quietud esta gente y auiendo su Señor, y caudillo tenido muchos hijos, le vino el tiempo de su muerte, y porque no entendiessen sus vassallos que tenia la muerte jurisdicción sobre el, lo sepultaron escondidamente en el mismo aposento donde auia vivido, y publicaron por toda la tierra, que el (por su misma virtud) auia tomado alas, y se avía desaparecido. Fue tanto lo que sintieron su ausencia y aquellos que en su venida lo auian seguido que aunque tenía ya gran copia de hijos, y nietos, y estauan muy apasionados en la nueva y fértil tierra lo desampararon Todo y despulsados, y sin tiento ni guia salieron a buscarlo por todas partes, y ansi no quedo por entonces en la tierra mas de los nacidos en ella; que no era poca cantidad…” Fuente: Libro “TÚCUME” – BANCO DE CREDITO 1996

La virgen del cerro cueto – Túcume. “La Virgen, dicen que la encontraron ahí y cuando le encontraron, acordaron hacerle su Iglesia y la llevaron a la Virgen, le hicieron su anda, todo, la pusieron a la Virgen. Al siguiente dia ya no la encontraban ahí, se venía dice, al cerro; venían al cerro y ahí la encontraban. La Virgen y la hija, la Virgen chiquita a las dos. Con tantas llevadas y traídas, que ella se venía, dijeron que mejor la iban a encadenar, y como que le pusieron cadenas, igualito se fue, dejó, las cadenas y se vino hasta acá, por varias veces lo hacía. 

Entonces, dijeron que mejor le iban a hacer la Iglesia acá, le hicieron su Capilla, que está detrás de la Iglesia, está caída la Capilla. Ahí la trajeron, ahí se quedó. Entonces hicieron Túcume de acá, lo llamaron Túcume Viejo y Túcume Nuevo..” Fuente: Testimonio Don Antero, pag 219 Libro DIOSES ENCANTOS Y GENTILES de Alfredo Narváez Vargas Febrero 2001