THOR HEYERDHAL
A finales de los ochenta y hasta mediados de los 90, vivió en Túcume el explorador noruego, Thor Heyerdhal, quien construyó la casa Kontiki, hecha de algarrobos y barro, donde recibió generosamente a todos los que llegábamos a compartir con él. Heyerdhal decía: “Los miles de turistas modernos pasan apresuradamente por la nueva autopista ignorando lo que pierden en su prisa, pues las Pirámides de Túcume están muy bien camufladas por la erosión y más aún por sus propias dimensiones. Bajo el sol tropical, se ven a la distancia como brillantes cerros de arenisca que tienen como fondo la sombra de los azules Andes” (1996: 2).